Adaptarse es una cuestión de artesanía y visión. Atributos del estratega.

 

¿Los enfoques tradicionales ya no te están funcionado? ¿La Crisis supera tu capacidad mantenerte a flote?

Quizás es la hora de buscar nuevos modelos de negocio o nichos de mercado.

En casos como estos, es cuando entran los tradicionales ajustadores de costes. Siempre es necesario una optimización del coste de los procesos (trasversales y no verticales). Pero creo que existe una forma diferente y más agil de construir empresa con el fin de lanzar al mercado nuevos productos y servicios innovadores, ajustados a lo que el cliente desea y adaptado a la realidad.

Lo clásico suele ser:

  • Diseñar una estrategia innovadora de lanzamiento de líneas de negocio.
  • Construir un producto o servicio que tus clientes quieran comprar.
  • Replantear tu modelo de negocio o buscar nuevos modelos.
  • Crear estrategias de innovación diferentes y que funcionen.

Innovacción y liderazgo

Pero, esto que aparentemente parece tán fácil, solo lo logran algunos. Son los pescadores de los mares azules. Esos que son capaces de sacar grandes capturas sin mancharse de la sangre roja de la competencia.

He visto personas mayores que no saben escribir, pero tienen una mente prodigiosa para identificar un negocio. Calculan a una velocidad superior a la media, y usan el instinto y su visión con pasmosa eficacia. Yo los llamo los ARTESANOS DE LOS NEGOCIOS.

Estos artesanos saben evitar los errores que comete todo el mundo, y lo hacen sin departamento financiero, ni a grandes consultoras. Suelen ser personas que acaban emprendiendo en solitario o con su familia más directa, pues estas decisiones artesanales, instintivas asustan a cualquier socio.

Hay muchas formas de crear y hacer crecer un camping, un resort o una empresa, y nadie te puede decir cuál es la más correcta. Los consultores te pueden sacar la sangre para explorar la mejor forma de crear y monetizar tu modelo de negocio, validándolo de forma temprana en el mercado, y si es necesario, a pivotar sobre él.

La clave suele estar en identificar los vectores correctos de crecimiento, validar rápido las hipótesis del modelo… y si debemos fallar, que lo hagamos pronto y barato. Eso lo sabe un artesano sin haber estudiado en la uni y no le deja pesadumbre. Siempre tiene otro AS en la manga. Es el espíritu del emprendedor. Ese que es capaz de vender lo que pensamos que es basura  y transformarlo en un activo productivo.

Modelos de negocio:

El modelo de negocio es la piedra angular sobre la que construir estrategias capaces de generar crecimientos sostenibles. Hay que centrarse en los componentes clave del negocio, cómo crear modelos innovadores y adaptarlos a la realidad del mercado. Nuestro sector del camping, está cambiando y va a cambiar muy rápido. Por lo que tenemos que estar muy atentos a todas los movimientos y tener el radar en permanente vigilancia. Adaptación betapermanente. O lo que es lo mismo, incorporar el cambio constante a la gestión. Para eso debemos eliminar los stopers y los que no saben vivir en permanente cambio.

Debemos emprender dentro de nuestra propia empresa.

Lo complicado es cómo lanzar proyectos, servicios, ideas y líneas de negocio  de forma ágil, consiguiendo que impresionen al mercado y poder adaptándolas a la realidad de tus clientes. La fidelidad se consigue impresionando permanentemente.

Innovación y estrategia

Los campings ya han agotado gran parte de sus vías de crecimiento, y por tanto necesitan más que nunca ser capaces de diseñar estrategias innovadoras, derivadas de una nueva forma de entender el cambio de la demanda, los clientes y su entorno. Para ello, debemos cuestionar los paradigmas del mercado, sacrificar las vacas sagradas y atrevernos a crecer.

El perfil del artesano de los negocios no es bajar costes, sino ser pragmático, soltar lastre y encontrar el filón que siempre se le cruza. ¿Suerte? ¿O es un don?

Que grandes son esas personas que sin ordenadores guiaban sus familias por los caminos de la felicidad. Ganaban lo justo, pues el artesano no es avaricioso. ES CAMPECHANO y esta lleno de valores y atributos que hemos perdido poco a poco pese a que los identificamos y plasmamos en las políticas de empresa. El campechano no las escribe, las siente.

Nada que ver con la época en la que vivimos donde bancos, abogados, economistas y todo el conglomerado de tiburones tiñen de rojo el mar.

Así que fuerza, tezon y a luchar, pero no olvides ser campechano, impregnarte de esos valores y ser feliz en esta vida de dos días.

Ama a los tuyos, sigue tu instinto de artesano, y no te ofusques, solo buscalo.

 

Published

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *