MALA PRAXIS… ¿TURISMO O URBANISMO? ¿Es licito vender bungalows o permitir vivir todos los días en un camping?

HAZ CLICK SOBRE EL GRAFICO PARA AGRANDAR

Este post ya lo había escrito hace 4 días, pero mi hijo, jugando lo borró antes de colgarlo. Voy a tratar de volver a escribirlo.

La inspiración me surge de un titular: A vivir al bungalow

Me llego por varias fuentes, amigos, RSS, suscripciones de Google… Parece que la noticia ha corrido. Es el típico titular que gusta a la prensa, un gran tema del que cebarse. Esperemos que no acabe en manos de callejeros o algún “Reality Show”.

En este blog ya se han comentado muchas cuestiones relacionadas con la publicidad en grandes medios y sus repercusiones. Se ha hablado que hacer llegar la dignidad del camping es un trabajo que solo podemos hacer mediante televisión y grandes campañas de marketing que favorezcan un boca-Oreja positivo. Pero CUIDADO, el efecto inverso también se puede producir y eso es algo que en el caldo de cultivo que es la sociedad Española, de por sí, desconocedora del camping, podría tener efectos funestos.

Analicemos lo que es el camping en España. Tenemos campings de todo tipo, demandas de lo más variadas y ofertas acordes a estas demandas. Pero CUIDADO, hay ciertas demandas que cubrirlas viene a ser el equivalente de PROSTITUIR NUESTROS NEGOCIOS.

Lo ideal y que todos deseamos es:

  •          Poder mantener nuestros negocios solo con turistas de temporadas cortas.
  •          En muchas zonas es necesario ofrecer grandes descuentos a turistas que pasan los inviernos en los campings, pero nos dejan las parcelas para producir a tarifas de verano con clientes tipo familiar.
  •          En otras latitudes se opta por combinar clientela fija de fin de semana con turistas. Esta es una formula complicada de gestionar que tiene muchos contras. Pero puede llegar a ser una necesidad para mantener el camping abierto. Todos lo sabemos y todos podemos entenderlo.

Los fijos, usan el camping como segunda vivienda, plantan y les salen raíces. Por eso los turistas de la red los llaman CEBOLLAS, pero una cosa es que les salgan raíces y otra que les salgan sofás, neveras, lavadoras y todos los electrodomésticos que han sido sustituidos por elementos nuevos en la primera vivienda. El mantener un orden y que el camping siga pareciendo eso: UN CAMPING, depende de una gestión severa por parte de la dirección del establecimiento. Férreos reglamentos, memorias de materiales permitidos y mano dura son necesarias para mantener una imagen aceptable. Lo malo es que perdemos turistas ya que los campings con fijos no son demandados por turistas. Hay quien opta por separar las zonas. Todas las ideas son aceptables en pro de mantener la productividad.

PERO, ENTENDAMOS EL CAMPING COMO TURISMO. Lejos de una definición clara y aceptable, ir a un camping de fijos todos los fines de semana, es una forma de turismo. Pero VIVIR EN UN CAMPING TODOS LOS DIAS DEL AÑO, NO ES TURISMO. ES URBANISMO.

LA CRISIS NO ES UNA ESCUSA. No podemos PROSTITUIR nuestros negocios vendiendo mobil-homes, permitiendo estancias anuales todos los días. Si lo permitimos, nunca conseguiremos apoyos institucionales en materia de promoción turística o del PROPIO URBANISMO, que no permitirá que instalemos bungalows para alquilar por la mala imagen que proyectan unos pocos.

Seamos responsables, el mundo del camping somos todos los que lo hacemos posible. Todos debemos contribuir a que se vea como un turismo digno. Por favor que no se acabe identificando los camping con esas Urbanizaciones de mobil-homes de desahuciados o pobres que vemos el las pelis americanas.

Esto es MALA PRAXIS… , mala gestión profesional. Punible si la “mala praxis” es  de un médico o de un abogado. Pero No siendo punible en determinadas zonas (está prohibido en determinadas autonomías) es una forma de hundir la imagen de los campings, una forma de perder dinero y una forma de dejar de ganar dinero por costes de oportunidad. Pero claro, esos pseudo profesionales no tiene ni idea que de otras formas se gana más que vendiéndose a formulas hipotecadas desde la casilla de salida. Que pregunten o se fijen en los que tienen alrededor, pero que no se dejen llevar por la golosa comisión que pagan los fabricantes de mobil-homes por dejar ponerlos en su camping. Lo entiendo, la comisión es golosa, pero pan para hoy y hambre para mañana.

No nos olvidemos que las leyes están hechas para cumplirlas y que no debemos esforzarnos en tratar de cambiar aquello que su coste sea mayor que nuestros recursos. Pues bien, creo que la batalla de tratar de permitir vivir todos los días en un suelo con calificación para camping (no urbanizable) es una batalla perdida con las administraciones. Por lo tanto, dejemos de nadar contra corriente, uno se cansa y no consigue nada. Dediquemos los esfuerzos en acciones que reporten

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.